Religión. ¡Fuera de la Escuela!Para la ministra de educación, para el PP, hay que descalabrar a los centros públicos para que no sean una buena competencia del negocio privado, es decir, hay que quitarles medios o quitarlos del medio. Pero no se preocupen, que para compensarles se ha empeñado en que todos los chicos y chicas del país tengan educación religiosa, al mismo nivel que las matemáticas o la historia.
Se aburrían en sus despachos y en su genialidad, decidieron que iban a rematar un poco más el sistema educativo y, fieles a las grandes enseñanzas de su antecesor, ése que descansa en el Valle de los Caídos sabiendo que España está en buenas manos (ni siquiera son originales), decidieron rescatar del olvido de la Historia esa asignatura tan práctica como es la religión.

Algunos "disfrutamos" en su día las delicias del nacional-catolicismo y ahora no algunos, sino todos, seremos los adoctrinados por las Santas Verdades.
La alternativa (?) a estudiar una religión, será estudiar Hª de las Religiones, pero ¿quién estudiará seis religiones pudiendo estudiar una sola y verdadera? Y para terminar de apañar la cosa y por el mismo precio, tienen el detalle de mostrarnos un avance del Juicio Final, pues elijas la opción que elijas contará para la media y para la repetición de curso, o sea, proyección en versión escolar de aquello del infierno, el cielo y el purgatorio, o lo de la derecha y la izquierda de Dios Padre. Vamos, ni que decir tiene que millares de chavales y chavalas corren histéricos de alegría: ¡Al fin podremos repetir curso a causa de una asignatura de gran aplicación práctica en el mundo laboral como es la religión! ¡Qué emocionante va a ser nuestra elección de estudios sabiendo que esa nota puede dejarnos sin estudiar la carrera deseada! Nadie puede pedir más.

Leer más:Religión. ¡Fuera de la Escuela!

Desde que se inició la crisis económico-financiera en 2007, el modelo capitalista español en su último “año triunfal” del período de “crecimiento económico”, el número de trabajadores/as desempleados/as era de 2.129.547, lo que equivalía a un 9% sobre el total de la población activa. En tan sólo cinco años, esta “crisis” saqueó y expolió sin precedentes del régimen capitalista contra la clase trabajadora, ha arrojado al paro a cerca de cuatro millones de trabajadores/as. Un total de 5.965.400, lo que equivale a más de un 26% de desempleados/as, según la última Estadística de Población Activa (EPA) correspondiente al último trimestre de 2012.

La CNT, sindicato anarcosindicalista, no tenemos la menor duda de quiénes, cómo y por qué hemos alcanzado cifras de desempleo, exclusión y pobreza tan graves para el conjunto de los/as trabajadores/as.

La destrucción del empleo responde a la consecución de las políticas neoliberales, cuyo único objetivo es la acumulación de capital, el “crecimiento” y el beneficio. Basta con analizar cuáles han sido las políticas ejecutadas en estos últimos cinco años (PSOE-PP), para reafirmar que la clase política y económica de este país, ha legislado para consolidar los objetivos de una hoja de ruta no sólo marcada por Bruselas, el F.M.I y el Banco Central Europeo, sino fervientemente apoyada e impulsada en diferentes foros del poder por nuestra clase dominante, más allá de las fronteras geográficas de este país “en venta”.

800.000 puestos de trabajo destruídos en 2012.

Reformas Laborales, rescates, recortes y sus consecuencias.

 

Dos reformas laborales (PSOE-2010 y PP-2012) que han ampliado la edad de jubilación, que aumentan los años de cotización para acceder a una pensión, que han generado nuevas fórmulas de contratación (fomento del empleo, prácticas etc.) para la explotación de la población joven sin ningún paraguas de protección, derechos y garantías laborales, que han disminuido las indemnizaciones por despidos etc. Plan de liquidación de la Negociación Colectiva para favorecer el descuelgue voluntario de las empresas de los convenios sectoriales. La supresión y casi la concesión de un “estado de gracia” para que las empresas puedan realizar ERE´s y ERTE's sin ningún tipo de autorización administrativa y mediación de la autoridades laborales y su extensión a la administración pública, donde más de 200.000 empleados/as han sido despedidos/as desde esta última Reforma Laboral aprobada en febrero de 2011.

La Reforma del desempleo, reduciendo el porcentaje de prestaciones, endureciendo y llevando al límite los requisitos para acceder a un subsidio (Plan Prepara), destrucción del servicio de orientación para el empleo (3.000 orientadores/as despedidos en 2012) y recortes astronómicos en la partida para la formación. La entrada de capital privado (Empresas de Trabajo Temporal) en los servicios públicos de empleo y un Plan Especial para que los/as desempleados/as realicen trabajos forzosos, denominado eufemisticamente “Servicios de interés general” y que criminaliza al colectivo.

La Reforma de la Constitución para fijar los límites de la deuda (déficit) y garantizar su pago, por encima de los intereses y necesidades de los/as trabajadores/as y ciudadanos/as; realizando recortes multimillonarios en Sanidad, Educación, Ciencia, Prestaciones, Cultura, Servicios Sociales, que han traído como consecuencia, el golpe final para todos/as los/as trabajadores/as. La reforma de la Ley de Dependencia, que además de abandonar a su suerte a cientos de miles de familias, ha desencadenado la pérdida de miles de puestos de trabajo en el tercer sector, son algunas, -no todas- de las políticas de estos cinco últimos años; sin lugar a dudas los/as trabajadores/as estamos ante la consecución de un plan sistemático que garantiza y blinda como de costumbre, los intereses de las clases dominantes: Patronal, Banca y Gobierno.

Patronal, Banca, Gobierno (Clase política) y sindicatos institucionales; a ellos debemos nuestra miseria de hoy.

Nuestra fuerza de trabajo al servicio de la deuda; deuda ilegítima consecuencia de años de espejismos, burbujas, ladrillos y créditos, deuda criminal generada por el saqueo de las arcas públicas, por amnistías fiscales para los evasores de capital, de pequeñas “sanciones” para la clase política más corrupta e impune del escenario europeo, de banqueros sin escrúpulos, de rescates de millones de euros para “sanear” al sistema financiero y de toda una clase, la clase capitalista que en pleno S. XXI sigue siendo consciente de su posición y nos ha declarado un guerra sin tregua a la Clase Trabajadora.

Desde la Confederación Nacional del Trabajo denunciamos sin ninguna duda, que no hay políticas de empleo, que sus programas electorales y promesas son burdas mentiras y que cada vez que anuncian una nueva medida, cada vez que ejecutan un nuevo Decreto o aprueban una Ley automáticamente se traduce en agravar más aún las ya de por sí precarias y débiles condiciones de los/as trabajadores/as y en la potenciación del desempleo.

La Patronal, la Banca y el Gobierno actúan para un mismo objetivo: defender sus intereses económicos por encima de todo.
En esta encrucijada juegan un papel fundamental las centrales sindicales institucionales (CCOO y UGT a la cabeza) que se sientan a negociar y firmar ERE´s, que no han querido hacer frente a todas estas agresiones y han amortiguado, cuando no paralizado, las luchas sectoriales y de empresa, que contribuyen a la privatización y han firmado durante más de tres décadas reformas laborales (gobiernos del PSOE y PP) que han ido dinamitando los derechos de los/as trabajadores/as y que son cómplices directos por su participación en el Pacto Social.

Trabajadores/as y desempleados/as: un único colectivo, una misma lucha!

La CNT siempre ha abordado el problema del paro como una de sus prioridades, somos una organización sindical que basamos nuestra estrategia para el cambio social, por medio de la lucha de clases, en la lucha económica y en el engranaje que lo hace posible, el trabajo. Empleo-desempleo, activo-parado son y serán la eterna dicotomía del régimen capitalista y de su estructura de explotación por medio del trabajo asalariado.

Tenemos que romper con la segmentación existente entre trabajadores/as en activo y parados/as; somos el mismo colectivo, con los mismos problemas e intereses globales, aunque estos cambien o se orienten específicamente en función de cuando tienes trabajo o cuando te encuentras desempleado/a. Los problemas y dificultades no son iguales, es cierto, pero el origen es el mismo.El medio más efectivo de luchar contra el paro es evitar los despidos y la destrucción de empleo, sean estos colectivos o individuales y esto pasa por la lucha y organización directa en las empresas y centros de trabajo. Si en el ámbito de la empresa no se reacciona y se articula una estrategia sindical, la Patronal y el empresario no se encuentra con ninguna dificultad para ejecutar sus medidas. La organización por medio de las secciones sindicales de CNT, son un medio directo de combatir el paro, porque allá donde haya trabajadores/as organizados/as en una empresa, se defienden las condiciones de trabajo, se lucha por mejorarlas y por tanto, se protegen los puestos de trabajo.

En la CNT parados/as y trabajadores/as en activo nos organizamos en el mismo espacio y tratamos los problemas y situaciones por igual, desde el nexo de unión que es la organización obrera y todos nuestros medios para emprender luchas, conflictos y extender la solidaridad entre afiliados/as. Si te has quedado en el paro, no olvides que el hecho de no tener trabajo no es dejar de ser trabajador/a; simplemente el sistema económico te ha excluído del “mercado laboral”, arrebatándote tu fuente de ingresos, pero no tu identidad como clase. Si eres joven y aún no has conseguido acceder a un puesto de trabajo, como si eres mayor, migrante, etc. somos un sólo y único colectivo, somos la Clase Trabajadora.

Parado/a si no luchas... nadie te escucha! Asambleas de parados/as.

La organización a través del Sindicato y la vinculación entre las secciones sindicales, las asambleas de parados/as y las bolsas de trabajo, conforman en sí un espacio amplio de lucha para desarrollar luchas que aborden los problemas y necesidades de todos/as los/as afiliados/as.

La interrelación entre trabajadores/as en activo y desempleados/as, así como el trabajo transversal entre las secciones sindicales y las asambleas de parados/as, además de dotarnos de múltiples posibilidades, se adapta a la realidad del mundo laboral, en el que la precariedad y la eventualidad potencian la inestabilidad y el cambio constante entre el tener empleo y encontrarte desempleado y viceversa.

El control de las condiciones de trabajo desde las secciones sindicales puede incidir también sobre la oferta de empleo, e incluso activar bolsas de trabajo y poder responder ante cierres patronales por vía de la recuperación y toma de empresas, poniendo en práctica la autogestión económica.

Las asambleas de parados/as pueden ejercer una presión en los sectores económicos y productivos de su entorno; por medio de la lucha, forzando a las empresas a la contratación. Del mismo modo que establecer una red de apoyo mutuo para hacer frente a muchas de las necesidades que el colectivo necesita y sin olvidar, las posibilidades de constituir proyectos de trabajo asociado autogestionados.

¡Por el reparto del trabajo y la riqueza! Las propuestas de la CNT.

Cuando en CNT reivindicamos la reducción de jornada para repartir el trabajo, lo hacemos desde la plena convicción de que el problema reside en que la riqueza que producimos los/as trabajadores/as es injustamente arrebatada por El Poder; mientras los medios de producción estén en manos privadas o estatales servirán para generar grandes fortunas para unos pocos con el esfuerzo y el trabajo de la mayoría, algo bien simple sobre lo que se cimienta el capitalismo y todo lo que hoy estamos padeciendo los/as trabajadores/as y desempleados/as. Nuestras propuestas van en la dirección contraria a las medidas y políticas socio-económicas actuales, colisionan frontalmente porque no legitimizamos las desigualdades sociales y económicas, pero son tangibles, reales y ahora más que nunca necesarias. Estás son algunas de las reivindicaciones y propuestas de la CNT:

  • Por las 30 horas semanales sin reducción salarial. Trabajar menos horas para trabajar todos/as.
  • Por la reducción de la edad de jubilación a los 55 años.
  • Por una cobertura digna para todos/as los/as desempleados/as.
  • Por la supresión de los contratos para la formación, prácticas y fomento del empleo.
  • Aumento del período de vacaciones a 31 días laborables anuales y del permiso de maternidad-paternidad a los 3 primeros años.
  • Cese de las prácticas gratuitas y similares en las empresas: todo trabajo debe ser remunerado dignamente.

 

CNT Secretaría de Acción Social 
Secretariado Permanente del Comité Confederal