Entrevista al colectivo Mujeres Libres de CNT Zaragoza, de reciente creación en la ciudad para luchar contra la alta precarización en las condiciones de vida a causa de la crisis y que se agrava en el caso de ser mujer. Esta es su carta de presentación.

L. Martínez | Periódico CNT

Pregunta.- ¿Qué os ha hecho decidiros a constituir el colectivo de Mujeres Libres?

Respuesta.- El hecho de que esta falsa crisis creada por el capital a expensas de la clase trabajadora mas pobre se esté ensañando una vez más con las mujeres, a través de la precarización de sus condiciones de vida y laborales, las mujeres de CNT de Zaragoza no podíamos permanecer calladas ni un minuto más ante esta grave amenaza de miseria, violencia y hambre. Nuestras motivaciones son la exigencia de una vida libre de violencia, con autonomía y autosuficiencia económica. También un reparto justo y equitativo de los espacios, de la toma de decisiones, del valor social del trabajo no remunerado… en definitiva, de la vida.

P.- ¿Qué actividades tenéis pensado llevar a cabo?

R.- Vamos a convocar y a participar de manera directa en cuantas acciones se lleven a cabo para denunciar todas las agresiones machistas, culturales y laborales que se hagan contra las mujeres, tanto en Zaragoza como en el resto del Estado. De cara a autofinanciarnos  y a crear una caja de resistencia para ayudas de urgencia en casos de maltrato, desahucios, represión, etc. que se ejerzan contra las mujeres, estamos preparando un disco recopilatorio de grupos de mujeres combativas y demás objetos (chapas, broches…) con los logotipos del colectivo. Nuestra intención es ejercer una ayuda integral y directa que el Estado con su política de represión fascista, machista y patriarcal se ha encargado maquiavélicamente de no ejercer.

P.- En vuestra opinión ¿qué papel juega el patriarcado en el sistema de dominación? ¿Es posible un capitalismo sin patriarcado?

R.- El patriarcado fue la primera estructura de dominación y subordinación de la historia sobre la que se asentaron todas las demás, y aún hoy sigue siendo un sistema básico de dominación, el más poderoso y duradero de desigualdad y el que menos se percibe como tal. No es posible un capitalismo sin patriarcado ya que éste no solo recae en la familia, sino en todas las estructuras que posibilitan el control sobre la fuerza de trabajo de las mujeres, como el Estado. Otro claro ejemplo de que el capitalismo se nutre del patriarcado es la desigual división sexual del trabajo y del trabajo remunerado, la reserva de los trabajos de bajo perfil o de perfil asistencial para las mujeres, la violencia machista (doméstica, acoso sexual y violación), la prostitución…

P.- ¿Qué papel asigna el capitalismo a las mujeres? ¿Qué puede esperar hoy una mujer de su vida?

R.- Un papel secundario de sumisión, precariedad, dominación y muerte, a través del patriarcado como eje vertebrador de su política de aniquilamiento sistemático. Desempleo, peores remuneraciones, trabajos de perfil bajo o asistencial, cargas familiares de las que inevitablemente deberá de hacerse cargo relegándola a un “hogar” donde sufrirá todo tipo de vejaciones y maltratos. Hoy en día está mas claro que nunca que a una mujer pobre, si no se organiza y lucha, no le espera más que la exclusión, la marginación, el hambre, el rechazo, el desahucio, la desesperación y en el peor de los casos el suicidio. Pero también como reza nuestra campaña: “Esta vez no estamos indefensas, estamos organizadas y preparadas”.

P.- ¿Qué puede hacer hoy alguien que quiera luchar por la igualdad?

R.- Debe organizarse con compromiso y luchar. Como Mujeres Libres, nuestra lucha no solo se reduce a la lucha por la igualdad y la autoliberación, nuestra lucha es codo con codo contra la explotación laboral, contra el militarismo, por el internacionalismo, por la liberación animal, etc. Como mujeres, arrastramos una larga historia filogenética de dominación, abusos, vejaciones y violencia. Pero como mujeres también nos hemos levantado muchas veces resurgiendo de nuestras cenizas y nos seguiremos levantando.  Por eso, desde nuestra filosofía anarcofeminista, de cooperación, basada en el apoyo mutuo y en la descentralización, seguiremos luchando por una sociedad igualitaria llena de hombres y… mujeres libres.