Un sindicato como la CNT tiene un gran patrimonio material e inmaterial conseguido a través del esfuerzo y las luchas de sus afiliados. ¿En qué estado se encuentra el patrimonio de la Confederación? La redacción de MeH ha entrevistado a Ernesto Murcia, Secretario de Patrimonio del Comité Confederal, sobre el estado de la cuestión de nuestro patrimonio.

Pregunta: La primera pregunta es obligada: ¿Cuál es el trabajo que desempeña el Secretario de Patrimonio?

Respuesta: Como queda plasmado en los Estatutos de la CNT, la Secretaría de Patrimonio se encarga de “coordinar todo lo relacionado con la recuperación del Patrimonio Histórico. Asimismo es la encargada de tener al día toda la información de la organización respecto a locales propiedad de ésta, locales alquilados, locales cedidos o locales del Patrimonio Sindical Acumulado. Es también la encargada de la recuperación de locales del Patrimonio Sindical Acumulado”. En la práctica eso se traduce, a día de hoy, en llevar a cabo un seguimiento constante del estado en que se encuentran las reclamaciones de nuestro Patrimonio Histórico. No hay que olvidar que aún están pendiente de resolverse varias demandas ante el Tribunal Supremo, tanto relacionadas con patrimonio no reconocido como por compensaciones insuficientes. Paralelamente se están realizando acciones para recuperar el patrimonio documental, tanto el que fue traslado a Cataluña como el que aún permanece en Salamanca, en el Archivo General de la Guerra Civil. Asimismo, se gestiona, junto a los sindicatos implicados, el proceso de compra y/o adecuación de los locales adquiridos con el dinero recibido en compensación por el patrimonio que se nos incautó. Otra de las tareas a realizar es el mantenimiento de una base de datos actualizada de todos los bienes que la Confederación tiene; es importante saber qué tenemos y cómo lo tenemos (estado del inmueble, pago de impuestos,...).

Esto en lo que a Patrimonio Histórico se refiere. En cuanto al Patrimonio Sindical Acumulado, hay que atender las peticiones que se realicen por parte de aquellos sindicatos con necesidad de espacios en lugares donde exista Patrimonio Sindical Acumulado libre, infrautilizado o con un uso fraudulento.

P: ¿Nos puedes explicar en breves palabras qué es el Patrimonio Acumulado y qué es el Patrimonio Histórico de la CNT?

R: En el caso del Patrimonio Acumulado no se podría hablar de un patrimonio “de la CNT”, ya que el Patrimonio Acumulado está constituido por el conjunto de inmuebles que, durante la dictadura, perteneció al sindicato vertical, posteriormente, una vez muerto el dictador, en manos del Estado, que es el actual propietario. Debido a que el patrimonio que el sindicalismo vertical fue acumulando (que no fue poco) provino, pese a ser un elemento del régimen dictatorial, de las aportaciones que trabajadores y empresarios hicieron de forma obligada, se entendió que deberían ser los sindicatos y la patronal quienes lo disfrutaran. Es por eso que se aprobó la Ley 4/1986 (de Cesión de Bienes del Patrimonio Sindical Acumulado), que regula la cesión en uso (que no propiedad) a las organizaciones mencionadas.

Esto en teoría, porque en la práctica son numerosas las irregularidades cometidas con el Patrimonio Acumulado. En la mayoría de los casos tienen que ver con el uso por parte de organizaciones o instituciones ajenas a los sindicatos o la patronal: ayuntamientos que usan los inmuebles de forma directa o los ceden a otras organizaciones, o sindicatos que, teniendo cedidos un inmueble, no usan parte del mismo y dejan que sea utilizado por asociaciones (o incluso negocios) afines. También existen parte de inmuebles que se encuentran totalmente abandonados, ya que quien los tiene cedido no hace uso del mismo en su totalidad.

El Patrimonio Sindical Histórico, sin embargo, sí es (o era) de la CNT. Engloba a todo el conjunto de bienes muebles e inmuebles que, antes del golpe de estado fascista, pertenecía a nuestra organización y nos fue incautado tras la finalización de la Guerra Civil. La CNT viene reclamando ese patrimonio desde hace décadas. Una pequeña parte del mismo nos ha sido devuelto, otra ha sido compensada (muy a la baja) económicamente y gran parte del mismo sigue sin sernos reconocida.

Mención aparte precisa el patrimonio documental, ya que todo el proceso legal que se ha articulado para su (supuesta) devolución constituye una chapuza en toda regla. Más que de una ley habría que hablar en términos de acuerdo político. Se legisló a medida de la Generalitat de Catalunya, impidiendo en la práctica que las 

personas físicas y jurídicas con sede fuera de Cataluña puedan ejercer su derecho a reclamar su propio patrimonio. Pero es que además, a la hora de aplicarla, se está haciendo a merced de la Generalitat, utilizando en cada momento los criterios que les conviene. Por no hablar de la forma en que esa institución está llevando a cabo el proceso de reconocimiento de la propiedad a sus legítimos propietarios.

P: ¿Cuál es la situación del Patrimonio Histórico?

R: El gobierno de Zapatero, con la aprobación del Real Decreto-Ley 13/2005, puso punto y final en lo que a reclamación del Patrimonio Histórico se refiere. Ese real decreto estableció un plazo límite para reclamar los bienes (31 de enero de 2006), pasado el cual los mismos pasarían a ser propiedad del Estado.

La CNT reclamó en plazo una gran cantidad de bienes (a partir de ese decreto-ley y con anterioridad). A través de distintos Consejos de Ministros se nos ha reintegrado y compensado sólo parte de ellos, de ahí que actualmente tengamos abiertos cuatro recursos por la vía judicial, concretamente ante el Tribunal Supremo: uno contra el Acuerdo de Consejo de Ministros (ACM) de 24/11/2006 (de compensación a la CNT), otro contra el ACM de 24/11/2006 (de compensación a la UGT) otro contra el ACM 21/12/2007 (de compensación a la CNT) y un cuarto contra el ACM 29/2/2008 (de compensación a la CNT). Dos de ellos se encuentran paralizados hasta que el T

ribunal Constitucional resuelva el recurso interpuesto por el PP contra el Real Decreto-Ley 13/2005, al que se sumaron CCOO y CGT. El tercero está pendiente de que el Tribunal Supremo dicte sentencia.

Además, estamos personados en otros 6 pleitos ante el Supremo: en la dos demandas de CCOO contra el ACM de 24/11/2006 de compensación a la CNT y a la UGT, en dos demandas de la CGT (una de la CGT y otra de la CGT Cataluña) contra el ACM de 24/11/2006 de compensación a la CNT, en otra demanda contra el ACM de 29/2/2008 de una sociedad obrera de Poliñá de Jucar y en la de la CGT Coruña contra el ACM de 21/12/2007.

Los inmuebles devueltos han vuelto a tener la actividad sindical que nunca debieron dejar de tener; mientras que el dinero recibido en compensación ha sido utilizado para la compra de locales allí donde los sindicatos tenían necesidad de un espacio para realizar su actividad sindical.

P: ¿Qué pasa con el Archivo de Salamanca?

R: Como comentaba antes, todo el proceso legal que se estableció para reclamar el patrimonio documental ha sido una cadena de despropósitos, tanto en la redacción de la ley como en su posterior aplicación. La Ley 21/2005 presenta un marcado carácter político y partidista, al favorecer al gobierno catalán para recuperar toda la documentación que se encontrara en su territorio cuando acabó la Guerra Civil, vulnerando el derecho de igualdad. Pero es que además en su aplicación se ha puesto de relieve que la legislación se está interpretando a gusto del gobierno catalán: en unos casos se aplica el principio de procedencia del territorio donde fue incautada la documentación, mientra que en otros se ha aplicado el principio de procedencia de la sede de la organización formante, según interese a la Generalitat de Catalunya.

La CNT reclamó (en la forma que establecía el Real Decreto 2134/2008 que desarrollaba la Ley 21/2005) toda su documentación depositada en el Archivo General de la Guerra Civil Española de Salamanca para que le fuese reconocida y devuelta. Este decreto estableció el procedimiento a seguir para la resitución a particulares de los documentos incautados con motivo de la Guerra Civil, permitiendo al resto de Comunidades Autónomas solicitar la devolución de los fondos documentales y otros efectos. Son por tanto las Comunidades Autónomas las encargadas de iniciar el proceso, obligando a las personas físicas y organizaciones a que realicen el proceso a través de la Comunidad Autónoma en la que tengan su domicilio o sede principal. De esta forma, se dejaba al arbitrio de cada Comunidad Autónoma el que se pudiera o no recuperar la documentación.

De hecho, así ha sido en el caso de CNT. Se realizó la solicitud, en tiempo y forma, a la Comunidad de Madrid (al estar nuestra sede principal en dicha comunidad autónoma). La Comunidad se declaró incompetente y remitió el expediente al Ministerio de Cultura, declarándose también éste incompetente, indicando que, si la Comunidad de Madrid no inicia los trámites de recuperación de la documentación, la CNT carece de un derecho subjetivo a reclamarlos (en esta situación están también Izquierda Republicana, UGT y un particular). Es decir, que, según el Ministerio de Cultura, aquellas organizaciones que tengan su sede social en una Comunidad Autónoma que no quiere iniciar los trámites de recuperación, no tendrían derecho a recuperar su documentación.

Frente a esta situación se iniciaron dos iniciativas legales. Por un lado, solicitar al Tribunal Contitucional que decidiera qué Administración tiene las competencias; solicitud que fue desestimada alegando que primero se debía agotar la vía administrativa y contencioso-administrativa, y que, en cualquier caso, para que ese Tribunal pudiera pronunciarse sobre esta cuestión tendría que analizarse si tiene naturaleza constitucional o de estatutos de autonomía. En pocas palabras, pasó del asunto. Por otro lado, se recurrió por la vía contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid la decisión del Ministerio de Cultura. Ya se ha entregado la demanda, es decir, estamos a la espera de que finalice el proceso judicial y se fije fecha para la sentencia. En este recurso pedimos que se nos devuelvan los documentos o que se inste al Tribunal Constitucional a declarar inconstitucional la chapuza legal de la devolución del patrimonio documental por intermediación de las Comunidades Autónomas.

Con respecto a la documentación que se trasladó al Archivo Nacional de Cataluña, la CNT inició los trámites administrativos para la recuperación de los documentos que la habían sido entregados desde Salamanca a la Generalitat de Catalunya. Hubo varios escritos y requerimientos, a los que la Generalitat hizo caso omiso. Posteriormente, en Diciembre de 2011 publicó un Edicto mediante el cual se publicaban los documentos trasladados desde Salamanca a Cataluña y se establecía el proceso para la solicitud de los bienes. Dos meses después de su publicacion, y antes de que expirara el plazo de un año establecido para la solicitud, la Generalitat comenzó a devolver esa documentación. Bueno, en realidad no la devolvió, puesto que todos los propietarios llegaron a acuerdos con la Generalitat para que los fondos permanecieran en el Archivo Nacional de Cataluña.

Nos quedamos perplejos al enterarnos por la prensa de la noticia, ya que entre los supuestos propietarios aparecía ¡la CNT!. Resulta que la administración catalana había reconocido la titularidad de los bienes documentales a personas ajenas a nuestra organización; concretamente a una supuesta Federación Regional de la Confederación Nacional del Trabajo de Cataluña, que resultaron ser la escisión conocida como “Joaquín Costa”. Se interpuso un recurso de reposición en Marzo de este año ante la decisión de la Generalitat de reconocer la titularidad a esta gente. Posteriormente tuvimos una reunión con el director del Archivo Nacional de Cataluña, fruto de la cual presentamos un anexo al recurso. Obtuvimos una contestación negativa, por lo que hemos iniciado la vía judicial.

A todas luces se trata de una maniobra de la Generalitat de Catalunya para mantener la documentación en el Archivo Nacional de Cataluña. Temían que si reconocían la titularidad a sus legítimos propietarios, la CNT, la documentación saliera de allí. De la forma que lo han hecho pretenden asegurarse que se la queden. A nuestro juicio ha habido una clara prevaricación, ya que, a sabiendas de que no eran los legítimos representantes, les han otorgado la titularidad. Es más, en alguna ocasión se les informó por escrito, antes de proceder al reconocimiento, de que esas personas no representaban a la CNT en Cataluña.

P: ¿Hay capacidad dentro de la CNT para gestionar la parte correspondiente de documentos, fotografías, etc de nuestro patrimonio?

R: A día de hoy, la CNT no tiene una infraestructura capaz de albergar tal cantidad de documentación en unas condiciones adecuadas de conservación y accesibilidad. Sin embargo, el objetivo es que esa situación cambie lo antes posible, y convertir las nuevas instalaciones de la Fundación Anselmo Lorenzo en un lugar capaz de recibir todo ese material y centro referente del movimiento libertario.

P: Respecto al Patrimonio Acumulado, ¿es verdad que se trata de una lucha con mayores posibilidades de ser solucionada a nivel local que a nivel estatal?

R: El Patrimonio Sindical Acumulado debe satisfacer las necesidades sindicales. Actualmente, CNT tiene necesidad de espacios en distintas localidades donde existe Patrimonio Acumulado; en algunos lugares de estos está siendo infrautilizado o se hace mal uso del mismo. Nuestras necesidades se han hecho llegar al Ministerio a través de las correspondientes solicitudes. Esperemos que sean escuchadas. No podemos quedarnos de brazos cruzados ante esas irregularidades mientras nuestros sindicatos carecen de lugares poder realizar su actividad sindical.

En cualquier caso, cualquier iniciativa en esta materia debiera ser fruto de una estrategia común de toda la Organización.

P: ¿Crees que la militancia de la CNT es consciente de la importancia del Patrimonio Histórico más allá del valor económico?

R: Todo militante de CNT sabe que el Patrimonio que reclamamos y que en parte nos ha sido devuelto no nos ha llovido del cielo. Sabe que es fruto del esfuerzo, sacrificio y lucha de compañeros que en ocasiones dieron hasta su vida por defender aquello que con tanta ilusión y esperanza construyeron.

El patrimonio de la CNT es mucho más que un conjunto de bienes materiales, es parte de nuestro pasado, un trozo de historia. Esto se hace mucho más patente en el caso de los bienes documentales. Resulta indignante que por medio de artimañas legales se nos niegue aquello que sin duda alguna nos pertenece.

P: ¿ Cómo gestiona la CNT su Patrimonio Histórico?

R: Todo el dinero que CNT recibe en compensación por su patrimonio se utiliza en la recuperación del mismo y la compra y rehabilitación de locales para sus sindicatos. Del mismo modo, los inmuebles devueltos pasan a convertirse en sede de los sindicatos allí donde tenemos implantación. En el caso de inmuebles devueltos en localidades donde no tenemos presencia y no hay posibilidades de que así sea, se ponen a la venta para así disponer de fondos con los que adquirir locales en lugares donde sí son necesarios.

P: ¿Qué pasos se han dado para dar a conocer el patrimonio de la organización?

R: La CNT viene luchando desde 1977 por la devolución de todo su Patrimonio Sindical Histórico, tanto bienes muebles e inmuebles como archivos y fondos documentales, en la calle y a nivel legal. Ha sido ingente la tarea de muchos compañeros para recopilar información que pudiera demostrar la propiedad de tantos y tantos bienes como nuestra organización tenía. Sin ese esfuerzo hubiera sido imposible recuperar todo lo que nos ha sido devuelto y compensado, aunque no es menos cierto que es mucho menos de lo que debiera. Han sido años de intenso trabajo en registros, buceando en infinidad de papeles, preparando interminables solicitudes y demandas. Todo ello, no hay que olvidarlo, sin más herramientas que el trabajo abnegado de militantes, sin ayuda económica externa o subvención alguna. Creo que es justo reconocer esa labor.

P: El tema del Patrimonio Histórico pendiente de ser devuelto ¿es una cuestión solucionable en el futuro o es un problema permanente?

R: En estos momentos la cuestión está en los tribunales. Son muchos los bienes reclamados en las demandas interpuestas en los que la vinculación con CNT es clara. Habrá que esperar las sentencias para valorar una respuesta. En cualquier caso, pienso que CNT debe seguir luchando por su patrimonio mientras exista un solo bien del que tenga certeza de su pertenencia y que no haya sido devuelto o compensado.